jueves, 6 de diciembre de 2012

Embarazo y lesión medular (II)

Causas de prematuridad en los partos de mujeres lesionadas medulares: 
  1. Nivel en el que se cuenta la lesión, sobre todo en caso de que se supere T5 (quinta vértebra torácica).
  2. Según el grado y extensión de la lesión.
  3. Según el grado de epasticidad.
  4. Debido a las deformaciones articulares (de articulaciones directamente implicadas en la gestación y el parto) y de la deformación que sufre la pelvis en estas mujeres.
  5. Presencia de musculatura abdominal activa lo que hace más fácil, y por eso adelanta, la expulsión en el parto.
Aunque no consta la existencia de un protocolo preestablecido, se sabe que es necesario tomar algunas medidas especiales, por ello os doy aquí alguna recomendaciones básicas:
  1. El parto sí o sí debe iniciarse en un medio hospitalario que conste con todo el material y todo el personal cualificado.
  2. Las mujeres cuya lesión se encuentre a niveles altos deben ser ingresadas y monotorizadas ya desde la semana 28 de embarazo.
  3. Y no solo en estas mujeres, si no en todos los casos es recomendable el reposo a partir de la 32ª semana.
  4. El parto tiene que ser programado y realizarse mediante cesárea en aquellos casos en los que exista riesgo de hiperreflexia autonómica (tanto lesiones completas como incompletas por encima de D5 y en caso de que existan alteraciones graves del canal de parto).
  5. La técnica más adecuada sin duda es la anestesia epidural, y sirve como analgesia (en los casos que la precisen), para controlar la epasticidad, y para posibilitar una posible cesárea.
  6. En lesiones más bajas, por debajo de L2, se contaría con la presencia de la musculatura abdominal, por tanto está mujer percibirá los dolores propios del inicio del parto.
  7. Sondaje vesical en todos los casos para evitar que las pérdidas de orina intervengan en el parto.
Es también necesario actuar en el postparto llevando a cabo cuidados de la zona perigenital (especialmente si se ha practicado la episiotomía) y las ayudas para la adaptación y vuelta a la autonomía de la función urinaria e intestinal.

La lactancia materna no esta contraindicada en caso de que la madre sea lesionada medular pero si hay que controlar y conocer la medicación que esta toma para evitar posibles efectos en el recién nacido.

Atender también la posible depresión que sufren algunas de estas mujeres por no poder atender con total autonomía a su hijo (sobre todo las tetrapléjicas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada